17 may. 2016

Pródigo, de Canciones de Hierro

poemas de emigrantes
By Igor.
Pródigo, segundo poema que publico en este blog del libro de Canciones de Hierro (2015). Este poema fue escrito pensando en todos los que se marcharon a otros países. Buscando trabajo, buscando un futuro. 
Son unos versos que sé que gustan a Demián, este poeta que tuve la suerte de conocer hace unas semanas en la misma Galicia, bajo un cielo cambiante de azul a granito, hasta el siempre gris de aquella canción. Pródigo, un poema dramático en nuestros tiempos de emigración, refugiados y pérdidas y tristezas que no entienden de fronteras.

Pródigo

Los caminos que fueron transitados,
los espejos que te mostraron y los propósitos,
ese saco de códigos que daban sentido
a tu mundo, a tu alma,
los rincones de la barriada que son cristales
en las marismas de la memoria,
en la infancia de dicha sosegada.
Todo lo que entraba y salía y volvía
a entrar en tu joven vida se acumula,
hoy, en un patio de chatarra y ruina.
¿Cómo? ¿Al amanecer y al siguiente?

Escuchas promesas del norte,
isla de sirenas del reconocimiento,
que te quieren para hacer más grande
su fábrica, las redes de hierro
de las que nunca serás titular.
Y te vas, pródigo, embistiendo ficciones,
para verte andar por nuevas calles
y soñar bajo un techo que no es tuyo,
para ser extranjero de baratas manos
que un día será arramblado al límite
del jardín de hielo, al muro anónimo.

Besar los labios cálidos de madre,
rasgar el traje de fiesta de padre
e ir olvidando, como esa fotografía
de la que no estás seguro si de verdad
alguna vez formaste parte,
cuadro descolorido que amaste,
escena de interior que llorarás. §


                            Lluís Viñas Marcus, de Canciones de Hierro.

Share/Bookmark

7 comentarios:

  1. Tiene tantas aristas el mundo de los desplazados: unos voluntarios emigrantes en busca de un futuro, otros huyendo de la calamidad tratando de olvidar un pasado, que merecen homenajes como este Pródigo, tan elocuente.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Hola, gracias por comentar el Poema de Pródigo.
    Realmente, me apena que alguien deba abandonar su hogar. Cuando se hace esto, dejar tu casa, siempre es porque no se vislumbra un mañana, sea por miedo a morir, sea por miedo a no tener un trabajo y unos ingresos mínimos. Aquí, se ha ido mucha gente. Mucha, la mayoría jóvenes, y en silencio. No se habla mucho de ello, y eso que se han marchado miles y miles de personas. ¿El silencio es por vergüenza? ¿Por no constatar el fracaso como sociedad?
    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Pues sí, este poema logra poner lirismo al hecho de partir a esa "isla de sirenas" arrastrando el fardo de la memoria infantil ("los rincones de la barriada que son cristales/ en las marismas de la memoria").
    La distancia da perspectiva, forja el carácter y amplía el objetivo de la vida. Todo ello, a menudo, con dolor y sacrificio.
    La fotografía que me identifica en este blog es de un cuadro pintado por mi esposa y titulado El Emigrante.
    Un abrazo, Igor. Fue un gusto conocerte y poder conversar contigo; por momentos a borbotones, pues los comentarios surgían y los minutos se iban como la espuma de la cerveza. Te debo una visita en Barcelona.

    ResponderEliminar
  4. Eso sería genial, y con más tiempo para hablar. Hablar, hablar, ¡vivir!
    Que curioso lo del cuadro. Y que curioso que del furioso movimiento de gente hacia fuera, huyendo de este país que poco está ofreciendo, casi no se hable.
    Que bien analizas. El fardo de los recuerdos de niño, del joven, que tiene la infancia a dos pasos todavía, del joven que se va.
    Un abrazo Demián.

    ResponderEliminar
  5. ¿La infancia no siempre acaba en chatarra y ruina? Pregunto, porque ese desarraigo es mi cmpañero desde hace tanto tiempo que corre por mis venas.

    ¿Los recuerdos no mutan y se desdibujan si te quedas quieto?¿Es mejor vida oír las promesas y seguir el camino soñando con una lotería que las traiga?

    No sé si fue la mención inicial a Galicia, pero me recuerdas a Rosalía.

    ResponderEliminar
  6. ¡Anda! Rosalía. Pues eso es un halago que agradezco. No te creas, entiendo que la gente se marche. En realidad, si lo que quieres es progresar, las oportunidades están en otro lugar. En Asia, especialmente.
    Pero eso tiene un precio. Y muchos arriesgan a cambio de poco. Y se les parte el corazón.
    Es un drama esto de la emigración. ¿Cuánta gente se ha ido de España? Miles y miles y miles.

    Gracias por el comentario. A veces los poemas pueden servir para hablar de la realidad más inmediata.

    ResponderEliminar