17 feb. 2010

Cine de Fantasía Épica. Excálibur (I).


fantasia epica excalibur

Excálibur es una película de fantasía heroica por lo que cuenta y épica por el cómo se hizo. Cine de fantasía y aventuras. No había dinero para hacerla. Boorman, ese gran  director, usó a sus familiares para los papeles pequeños, armaduras de otros filmes, no se alejó mucho de su propia casa para rodar los exteriores, tiró de inteligencia para suplir eso que se dice todo lo arregla, un buen presupuesto.

Vista hoy, hasta puede parecer cutre en algunos momentos, pero la escasez de lo material se suplió con ingenio, con arte: niebla para esconder falta de extras, una fotografía en claroscuros caravaggianos, reciclaje de materiales, etc. ¡Apunten, señores engalanados para los Goya! A veces creo que en Excálibur hay mucha verdad, acaso involuntaria, quizás emergida a conciencia. En Excálibur la magia sí existe.
Eso lo debe saber John Boorman, cineasta de raza, que entre otras joyas nos ha regalado “A quemarropa” (1967), “Infierno en el Pacífico” (1968) y una de mis películas favoritas, atención, con un Burt Renyolds dramático y convincente, acompañado de John Voight, “Deliverance” (1972). Es el artífice, también, de una de las mejores fábulas que he visto en la sala oscura, "La Selva Esmeralda" (1985), a la que un día volveré.

Basada en las leyendas artúricas, Excálibur (1981, un tiempo de crisis, como hoy) narra la lucha entre la magia, un tipo de paganismo antiguo, y la llegada de una religión única, nuestra (aburrida) modernidad. Narra la lucha entre el bien y el mal, simbolizados, teniendo como uso argumental la ascensión y caída de un rey, que como el mago Merlín, no hacen más que cumplir un ciclo vital: nacimiento-vida-muerte, otra de las bases de esta historia.

Al morir el Rey Uther Pendragon, Merlín forjó en la isla de Avalón, la isla de las hadas, una espada, Excálibur, y la clavó en una piedra que estaba al lado de una capilla de Londres. El resto ya lo conocéis.



(Dejo enlace de vídeo; en inglés subtitulado al español. Me gusta como declaman en anglosajón, el cómo gritan. "Ambush!!!!")

Se acaba el tiempo de los pequeños dioses”, dice el mago en un momento de la película, intuyendo su propio declive. La adaptación prescinde de muchos detalles considerados de menor significación, para concentrarse en la leyenda artúrica. Asimismo, los elementos cristianos, presentes en la obra original, son omitidos en la película. El resultado es un filme que se concentra en la mitología y el simbolismo. Merlín es el dragón, está en todo, en lo material y lo inmaterial, insertado y fragmentado y espolvoreado sobre la piel de su gran diosa, la naturaleza.
La trama de la película está intencionalmente separada de todo contexto histórico, por lo cual no es posible fijar con exactitud la época en que la trama se desarrolla, asentándose en lo intemporal.


El viernes subo el segundo y último post sobre el film. Enlace a Excálibur II: Excalibur Segunda Parte

cine aventuras y fantasia
cine fantasia
películas fantasia epica

fantasia e historia
fantasia epica relatos
pelis epicas

excalibur cuentos y leyendas
asedios medievales

Share/Bookmark

9 comentarios:

  1. Que conste que estoy intentando insertar vídeo, a ver si logro.... Uno subtitulado del arranque.

    ResponderEliminar
  2. Buen resumen.
    Voy a esperar para leer la continuación.


    Besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola,
    Mañana acabo este breve paréntesis sobre Excálibur. La volví a ver para escribir esto y, ¡oh milagro! Casi que te diría que hoy tiene más magia que ayer.
    Gracias por pasarte,
    Un abrazo, Igor.

    ResponderEliminar
  4. ¿Merece la pena, entonces?. Ni idea de su existencia, pero eso de sacar magia de 4 materiales reciclados mola :). Habrá que buscarla. Gracias, esperaré el segundo post, sin embargo, por si la pones a parir jejejejejee ;).

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que la vi. Recuerdo escenas sueltas. Sobre todo recuerdo, (sácame del error, porfa, si no es así) la toma de una fortaleza bajo el coro Fortuna imperatrix mundi. Lo que me llama la atención es que el tiempo no le haya negado misericordia. Me alegro por que era una peli muy curiosa. Un poco misteriosa. Como dices, estaba anclada en el mito. De las demás que mencionas de Boorman, ni idea. Lo tendré en cuenta.

    ResponderEliminar
  6. Hola Explorador,
    Me da envidia que no la hayas visto, hasta ese punto vale la pena. No sólo es una historia, hay más cosas detrás, casi un universo. Lo único malo es que no es una obra redonda, pero vaya, queda compensada por sus grandes momentos.
    Y hablando de materiales, fíjate en el diseño de las armaduras. Y es que los ochenta fue un gran momento del mejor cómic.
    Gracias por pasar,
    Un saludo,
    Igor.

    ResponderEliminar
  7. Hola dafd,
    No conozco la Fortuna imperatrix mundi. Mis conocimientos de música clásica, barroca, etc. son los de un niño de 5 años. Aunque la disfruto, no sé el nombre de las piezas. Me sabe mal no poderte refrescar la memoria. Sí hay asedios. ¡Ah! La carga de caballería a ritmo de Carmina Burana es emocionante, así como el arranque, mientras los caballeros cruzan un campo de almendros en flor.
    Sí no conoces "La Selva Esmeralda" y "Deliverance", dales una oportunidad. De verdad. Cuidado con "Deliverance". Es una pesadilla.
    Gracias por el comentario,
    PD: Y haber si contentas a los acólitos en SEDICE, hambrientos de más textos.

    ResponderEliminar
  8. Vi por primera vez esta película en el cine con toda mi clase cuando tenía 14 años ( y ahora tengo 40) y recuerdo de aquella primera vez que nos escandalizamos con la escena en que el enemigo del rey transmuta su rostro y se folla a la reina con armadura y todo.
    Años más tarde cuando la volví a ver me encantaron dos escenas : cuando Lancelot encuentra la corona de Arturo y se da cuenta que sabe lo de él y Ginebra ( "El rey sin corona, el reino sin rey" creo que dice algo así) y evidentemente cuando Arturo sale a galope con sus caballeros y suena Carmina Burana mientras caen las hojas de las flores de los árboles.

    Me encanta la peli ( edelmira72@hotmail.es)

    ResponderEliminar
  9. También me encantaron esas escenas, y la de la transmutación también. Ahora que lo pienso, Excálibur tenía una fotografía peculiar, granulosa y de tonos borrosos, como si todo fuera un sueño. Resaltando el tono épico, de leyenda en la nube.
    Sí, la carga con el Carmina Burana. No tenían presupuesto y de ahí aquel "con la niebla no sabrán que somos tan pocos, ¡cargad!", que no sé si en Excálibur se refería al público o al ejército de Morgana.
    Saludos.

    ResponderEliminar