9 jun. 2011

Juan Eduardo Cirlot

Estaría bien poder tomar café con los muertos. Algunos dejan preguntas, misterios y un rastro brillante. El poeta barcelonés Juan Eduardo Cirlot dejó escrito:

Toma mi oscuro anillo inmemorial.

Mi armadura deshecha de deshace
y de sus mallas muertas salen fuegos
azules, Bronwyn; puedo verlos, tiemblan.
Tiro el guante de hierro, soy tu siervo.
El mar que me acompaña por un mar
de sombra de deshace en el vacío.


Estoy cansado de estar muerto y ser.

Y os dejo un par de links de posts viejos que embotellé en esta pequeña laguna cíber. Por si interesa.

Share/Bookmark

5 comentarios:

  1. “Yo soy un ser humano a pesar mío.”
    Madre mía que versos, este hombre si que seria muy interesante tomar un café y divagar un poco con él, aunque yo supongo que solo le miraría atentamente mientras escucho sus razonamientos, por aprender y demás, jaja
    Fantásticos post, todos.
    Un beso de jueves Igor.

    ResponderEliminar
  2. Según con qué muertos, monsieur. Piense que no todos dejan un rastro tan brillante. Con los planetas adversos que estoy teniendo este año, a mí lo menos me tocaría Bin Laden.

    Feliz dia

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Cirlot es un tesoro, sí.
    Hay una página, por cierto, que recoge buena parte de sus poemas.
    "A media luz", sino recuerdo mal.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Joer... eres tan prolífico que se me pasan tus entradas. Gracias por la recomendación :)

    ResponderEliminar