6 mar. 2012

El Batallón Sagrado

La realidad, la historia. Tan inspiradoras. El Batallón Sagrado de Vamurta o la Falange Roja está inspirado en un cuerpo militar que existió, El Batallón Sagrado de Tebas, que en su apogeo, comandado por el brillante general Epaminondas, derrotó en tierra a los todopoderosos espartanos, un pueblo que vivía por y para el ejercicio de las armas. Un batallón compuesto exclusivamente por parejas homosexuales.


Del Batallón Sagrado de Vamurta surge un personaje interesante, Dasteo. Muy distinto a Serlan De Enroc. Dasteo es un hombre de fe, Dasteo es un héroe hecho y derecho.

Aquí una ilustración del muy ilustre Dissortat, que campea en El Bosque de La Larga Espera:
batallón sagrado
La Falange Roja, by Dissortat.


Dissortat a medievalizado con gran acierto la Falange Roja de Vamurta. Resulta fantástico ver que de un mismo texto pueden extraerse visiones distintas que enriquecen el mundo de Vamurta.. ¿Qué puedo decir, además de gracias?

«Echaron a correr por los callejones que conducían al este de la ciudad. Corrían como locos, esquivando a los vecinos que salían de sus casas. En todos los rincones la gente se asomaba a las ventanas o bajaban con prisas a la calle. Aquí y allá se formaban corillos. Les iban llegando murmullos, los fragmentos de conversaciones de muchos que, desalentados, empezaban a entender que aquello era el final.
—Dioses de las estrellas, han salido —oyeron decir a un viejo mercader.
La Falange Roja era una unidad distinta, un gran Batallón Sagrado. Un juramento solemne los ataba al condado, al que defenderían luchando hasta la muerte. La salida de aquella fuerza de la ciudadela indicaba que la situación era desesperada».
Capítulo Tercero, Primer Libro de Antigua Vamurta.

¿Por qué un batallón de parejas o binomios? La respuesta la da Plutarco:
Para hombres de la misma tribu o familia hay poco valor de uno por otro cuando el peligro presiona; pero un batallón cimentado por la amistad basada en el amor nunca se romperá y es invencible; ya que los amantes, avergonzados de no ser dignos ante la vista de sus amados y los amados ante la vista de sus amantes, deseosos se arrojan al peligro para el alivio de unos y otros.

Para saber más del Batallón Sagrado, de Epaminondas, de cómo la innovación puede cambiarlo todo, dejo un link y un fragmento de un artículo en la web Mundo Historia.

Autor: Tito.

«De todos modos, dentro de la falange tebana actuaba un famoso cuerpo que a pasado a la historia. Era el Batallón Sagrado (hieros lochos) que comprendía 300 jóvenes hoplitas escogidos, quienes combatían por parejas. Este selecto cuerpo fue organizado por Górgidas en el 378 o en el 377 a.C. y estuvo, en todo caso, listo para entrar en acción en la primavera del 376 a.C. Varios autores antiguos coinciden en destacar los vínculos homosexuales que unían entre sí a los miembros del Batallón Sagrado, una homosexualidad que les impediría cometer en el campo de batalla, delante de su amado, un acto tachado de vergonzoso. Cada guerrero se esforzaría todo lo posible por defender a su compañero, por mostrarse valeroso y no deshonrarlo con su cobardía, y también se esforzaría por mantenerse con vida él mismo como es natural.

Puede sorprender, aún en la Grecia clásica, el ver un batallón compuesto exclusivamente por soldados homosexuales, quienes vencieron incluso a los más rudos lacedemonios.»

hoplitas tebanos




Share/Bookmark

21 comentarios:

  1. Que interesante entrada, Igor. No tenía idea que había existido este Batallón Sagrado de Tebas, compuesto por parejas homosexuales. Sin duda es una atractiva fuente de inspiración para un escritor ¿cuantas historias puede guardar tal grupo soldados? El dibujo me gustó bastante, aunque tendrás que explicarme como lo hacían para pelear con un solo escudo.

    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ah, un solo escudo. En un momento del asedio de Vamurta, la falange roja, la unidad de élite, se enfrenta a algo inesperado. Algo muy poderoso. Entonces, deciden cambiar el modo de combatir.
      Y sí, el Batallón Sagrado da para una novela en sí misma.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Ese "a pasado a la Historia" del texto de Tito duele un poco.

    Supongo que el problema es que así hay relativamente pocos candidatos a soldado. O encasquetan el escudo a todo el que mire una toga con cierta intensidad, o sería complicado montar todo un ejército. También me pregunto qué harían en caso de cambio de pareja. ¿Sería como los incas, que tenían fiestas de intercambio regularmente? Pero la duda que más me asalta es ¿qué pasó con nuestra humanidad para que hayamos desnaturalizado tanto la homosexualidad?

    Y yo a la Falange Roja la veía con una imagen más templaria :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabía eso de los incas... No creas en el el mundo antiguo fuera tan difícil montar una ejército así. ¿Qué pasó con la humanidad? En parte, nos volvimos hipócritas. Llegaron las religiones monoteístas (cristianismo, islam) y hicieron desparecer del mundo "visible" a la homosexualidad, que claro, seguía existiendo.
      La idea de las religiones monoteístas era: orden, orden, orden. Pero, ¿hay en el universo algo más ordenado que una falange tebana?

      Saludos.

      Eliminar
    2. Técnicamente no eran fiestas de intercambio. Al llegar cierta edad, un inca debía estar casado. Una vez al año (o cada dos años, dependiendo del pueblo), los hombres se ponían en una fila, las mujeres en otra y entre ellos escogían a quién sería su pareja hasta la siguiente ceremonia. El matrimonio entre hermanos era común. También la monogamia vital, osea, que una pareja decidiese pasar de las ceremonias anuales y seguir unidos de porvida.
      Eso era lo que decía la enciclopedia Espasa en mis años de estudiante :-)

      Eliminar
  3. Joer, además del dibujo de Dissortat de la Falange Roja, que me chifla (no pasé de la típica casa con un sol sonriente en la EGB, siento cierta envidia de los que sabéis dibujar), gracias por tan rica e interesante entrada.
    "Un batallón cimentado por la amistad basada en el amor nunca se romperá y es invencible; ya que los amantes, avergonzados de no ser dignos ante la vista de sus amados y los amados ante la vista de sus amantes, deseosos se arrojan al peligro para el alivio de unos y otros".
    Es una idea brillante, sí. Y muy poética. Qué cosas.
    Lo dicho.
    Gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es una idea brillante, poética y... muy práctica. Si no recuerdo mal, fueron los primeros en derrotar en tierra a los espartanos, ¡imagínate! Debieron ser temibles. Además, contaron con un tipo muy creativo, Epaminondas, a la altura de Napoleón o Rommel.
      A lo mejor de aquí nacieron los binomios. No sé.
      Besos.

      Eliminar
  4. La falange oblicua, una idea simple pero genial, atacar por un flanco sin perder la formación. Gran historia, desde luego. Y me gusta tu fragmento, pura acción. Me recuerda a Eneas :)

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Menudo elogio! Y sí, la falange oblicua. Sobre el flanco derecho condensaban el mayor número de hoplitas, para romper la falange contraria en un punto y... ¿se parece en lo de concentrar y romper en un punto a la blitzkrieg?
      Saludos.

      Eliminar
  5. Muy interesante lo que nos cuentas, no tenía ni idea de ello... La verdad es que aun no he llegado a esa parte del libro :S voy un poco retrasada en la lectura jejejeje.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Qué interesante. Esa parte de Antigua Vamurta me impactó sobremanera, como otras muchas de la novela.

    ResponderEliminar
  7. Esto es muy extraño que nunca haya oído hablar de esa historia, pero es un ejemplo de cómo la gente debe aceptar a los demás! Estate Agent

    ResponderEliminar
  8. Muy interesante.
    Como el amor o simplemente la amistad los mantenía unidos y les daba vigor, para mantenerse en la guerra. No lo conocía, gracias por compartirlo.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  9. Hola,
    ¿Qué mayor ferocidad que el amor?
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exactamente eso. ¿Qué mayor ferocidad que el amor por el amigo amado? Matar por él, o dejarse matar por salvarle hacen de ese binomio algo invencible.

      Saludos

      Eliminar
    2. Eso, querido amigo, casi tendría un nombre. ¿Idealismo?

      En estos tiempos tan apegados a la materia, te saludo.
      Un abrazo.

      Eliminar
  10. Yo me hago una pregunta inocente, ¿Qué pasaba con los ejércitos derrotados por este batallón?... ¿Los pasaban por la piedra?

    Bromas aparte, encuentro muy interesante la información.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  11. Ja, ja. Palabrita de niño jesús que no lo había pensado... Pero, pero, todo es posible.
    Saludos.
    Sí, el batallón de Tebas es una pasada.

    ResponderEliminar
  12. Precisamente, ayer el profesor de Derecho Informático, bien entrado en edad, compartió con el cuerpo discente una anécdota de cuando tenía ocho años. Nos contó que su profesor, un cura, de por aquel entonces, para explicar lo que era la fe a niños tan pequeños, recurría a un símil muy particular: "la fe es como una lata de pepinillos. Cuando su madre le manda al ultramarinos a comprar una lata de pepinillos, la compra pensando que son pepinillos lo que hay dentro. Y cuando uno llega a casa, abre la lata y, efectivamente, hay pepinillos". Saludos.

    ResponderEliminar
  13. ¿Y que me dices creer en un trozo de papel que lleva escrito el siguiente mensaje: 50 euros? Aggg.

    ResponderEliminar