3 mar. 2012

La mala reputación

flores secas
Flores Secas, by Igor Kutuzov.

«Todos me miran mal, salvo los ciegos, es natural».


Año del Señor de no me acuerdo, antes o después de casarnos viajamos a la Provenza. Conclusiones del viaje: Marsella es una ciudad de locos, el campo francés se asemeja a un pesebre perfecto, en Montpellier me quedaría a vivir y la luz, la luz. Entendí a esos pintores que desertaron del frío norte para bajar a buscar la translúcida luz del Mediterráneo. Van Gogh, Gauguin y algunos listillos más. Bajaban al sur a robar el sol, como un carterista ávido de turistas. Provenza, luz y colores. En mi ignorancia, en un bar también olvidado, descubrí algo más: la canción que más me gustaba de Loquillo no era de Loquillo, sino de Georges Brassens. Y es que si el diablo acaba por saber algo es por viejo. ¿Qué versión es mejor? Los veinte primeros segundos de la de Loquillo me levantan de la silla, quizá la de Brassens, la original sea más redonda. Quizá no tenga importancia. Quizás no existió Brassens. Quién dice que no fue un drone





Share/Bookmark

15 comentarios:

  1. Creo que con la pedazo de introducción el tema pierde protagonismo. Hay contado un pasaje de tu vida en un abrir y cerrar de ojos. Pero vamos a lo que nos llevas: personalmente me gusta mucho Loquillo, pero el francés me enamora. Lo siento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y los pintores, robando la luz del sur, ¡pispes!

      Eliminar
  2. Ah, monsieur, cuántas veces no habré tarareado medio distraída esa canción! No sé por qué, pero a veces, cuando estoy concentrada en algo, me sorprendo a mí misma canturreando eso en voz bajita :)

    Muchas gracias, monsieur

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. Igor, me ha encantado esta entrada, y es que esta era mi nana cuando era pequeña jejejeje, mi padre me la cantaba cada noche, una, dos, mil veces hasta que me quedaba dormida, mientras mi madre terminaba de recoger los platos de la cena, etc, después de contarme un cuento y se me empezaban a cerrar los ojillos, me abrazaba a él y le pedía que me la cantara hasta que me quedaba dormida... Así que es la canción de mi infancia, y como no, en castellano la prefiero siempre, ya que así la entiendo.

    "En mi pueblo, sin pretensión,
    tengo mala reputación.
    Haga lo que haga es igual
    todo lo consideran mal.
    Yo no pienso, pues, hacer ningún daño
    queriendo vivir fuera del rebaño.
    A la gente no gusta que
    uno tenga su propia fe.
    No, a la gente no gusta que
    uno tenga su propia fe.
    Todos, todos me miran mal,
    salvo los ciegos, es natural..."

    Un besazo, gracias por estos recuerdos.

    ResponderEliminar
  4. EIiiii, supertraducción. Vaya con tu padre, que nana tan distinta. Y es una canción, creo, para estar siempre atento. Más ahora.

    ResponderEliminar
  5. Jajajajaja... Igor, me tuvieron jóvenes, así que no me cantaban la típica nana jajajaja, creo que por eso la música clásica no me relaja jajajaja.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  6. Hacía tiempo que no te visitaba, sin perdón.......
    De hoy no pasa que asome a mi ventana esta post tan interesante.
    Muchas gracias por estar ahí, siempre.
    Un abrazo desde el Sur.

    ResponderEliminar
  7. Luz, pintura, música... canción de vida.
    Un abrazo.
    DEMIAN

    ResponderEliminar
  8. Conocía una versión de los años setenta cantada por Paco Ibañez en un disco en directo en el Olimpya de París que se escuchaba mucho en plena transición. La de Loquillo fue muy posterior, más rockera y también me gustó.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Yo soy más del Loco, por proximidad, simpatía y trayectoria vital. Y porque fue uno de mis mitos adolescentes, lo veía tan alto, tan fuerte, con ese tupé y la nuca rapadita... Le quedaban tan bien las camisetas con tirantes... Ay, mi adolescencia al ritmo del "A por ellos que son pocos y cobardes"... Me gustaba tanto que hasta me olvidaba de que era culé ;)
    Pero me gustan las dos.
    Ah, también me gustaba la de Ibáñez.

    ResponderEliminar
  10. Supongo que habrás escuchado su último disco "Su nombre era el de todas las mujeres", cantando los poemas de Luis Alberto de Cuenca.
    En caso contrario... ¡¡ a descargar !!

    ResponderEliminar
  11. Sí,apoyo a Nítsuga, es genial :) Yo me quedo con la de Ibáñez en el Olympia :)

    ResponderEliminar
  12. me permito comentar,todo lo que leí,recién...es muy hermoso!!!cruel y bello...un toque al alma
    un abrazo fraterno
    lidia-la escriba


    bloga actualizado

    ResponderEliminar