28 de jun. de 2012

El origen del mal

mujer desnuda
By François Boucher
Hace unos 50.000 años unos tipos en Anatolia, otros hablan de la sierra de Zargos, supieron almacenar semillas del delicioso trigo salvaje. Así nació la agricultura. Luego, con la cultura de las granjas, surgió un nuevo fenómeno, algo jamás visto antes; se crearon excedentes. Sobraba comida. En lugar de repartirse se guardó para unos pocos. Nacía la estratificación social.

Surgieron ciudades. Nombres como Ugarit, Larak, Eridu, Nipur Ur, hasta Micenas. Todas ellas transmitiendo la cultura de la granja y el indoeurpeo, acaso los primeros fueran los hititas en escribirlo. Una lengua, la indoeuropea, de la que bebe el latín, el griego, las lenguas nórdicas y germánicas. También el sánscrito. O eso dicen.

El Código de Hamburabi
Acadio, ugarítico y fenicio













Los hombres olvidaron los grupos de cazadores, donde se valía por lo que se era, y empezaron a mirarse los unos a los otros por lo que se tenía. Unos pocos controlaban los excedentes: nacen los reyes, los nobles, los tetrarcas, los oligarcas y los dictadores. Y con la agricultura surgieron nuevos dioses. Deidades que justificaban el nuevo reparto de la riqueza. La agricultura, a lomos de una única lengua, el indoeuropeo, se expande por el mundo siendo Europa su vía de mayor éxito. En América y China también descubren el secreto de la domesticación.

Luego, era inevitable, el hombre se reproduce, a la sombra de la naturaleza domesticada, rompiendo el equilibrio. Luego, era inevitable, llega la arquitectura, las grandes ciudades. Más tarde los distintos feudos y hasta los reinos que desembocan en los estados de hoy. Mañana, con los excedentes otra vez en muy pocas manos, llegará el gobierno de las corporaciones, la nueva aristocracia, que hasta hoy manejan los excesos desde las sombras llamadas “los mercados”. Luego, quién sabe. Antes mucho antes, los hombres vivían en sociedades colectivistas que expulsaban al posesivo. Invertidos, hoy el posesivo es el rey de la pista.

La antigua Babilonia


¿Se imaginan lo que valdría un presidente del Banco Mundial en una sociedad de cazadores-recolectores? ¿O uno de esos archimillonarios que compran deuda soberana para así controlar esa estructura arcaica, el estado? ¿Alguien los imagina galopando tras un ciervo?
Hace unos 50.000 años empezó el Neolítico, la agricultura. Coincidió con el fin del período de las glaciaciones hasta hoy, un período de interglaciación hasta que el largo invierno vuelva a reinar sobre la tierra. Dicen que entonces en la tierra habitaban muy pocos humanos, el aire era limpio, los mares ricos y la tierra generosa. Del nómada al injusto sedentario.

Ah, y ahora que pienso. El otro día paseaba por Barcelona con un de los oráculos, mi amigo Julian. El australiano me dijo, acerca de si es mejor un gobierno de corporaciones o un gobierno elegido: «para un estado una persona es un voto. Para una corporación, una persona es un dólar». O un yuan. Hay que mirar al futuro.

Y este tipo de cosas, que intento confusamente narrar, siempre hay alguien que las cuenta mejor. Para eso también están los libros y el cine, para entretener y explicar verdades y saudades.
 Una escena de El Tercer Hombre. La escena de la noria, con el mítico y siempre genial Orson Wells.



Share/Bookmark

24 comentarios:

  1. Qué interesante mirada a los orígenes Igor!
    Así que en aquellas montañas de Turquía empezó a solucionarse y a joderse todo, y luego lo hemos ido "perfeccionando", poco a poco, hasta hoy, y hoy tenemos lo que Hay. Muy bueno.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Monsieur, qué escena maravillosa nos deja de broche final!

    oiga, qué le parece si ponemos a todos esos a galopar tras los ciervos? Yo creo que algo saldríamos ganando.

    Buenas noches, monsieur

    Bisous

    ResponderEliminar
  3. La vieja metáfora: el mismo río pero siempre distinto agua.
    Podrán ser distintos orígenes los que lo impidan, pero nunca los habitantes de este planeta formarán una sociedad igualitaria. La prevalencia de un hombre, una casta o una doctrina sobre las demás es parte inherente al propio mundo.
    Bonita reflexión, Igor.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Bueno, culpar de todo a la agricultura sería un poco injusto.
    Y es verdad, hoy las desigualdades parecen tatuadas en nuestro ADN.

    Ay, El Tercer Hombre. Cada vez que oigo la cítara me pongo de buen humor.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Quina crònica més condensada sobre els orígens del "mal". Que en el fons són els origens de tot, de la humanitat i també de l'art. Ho has narrat perfectament, i ben acompanyat d'aquesta perla cinematogràfica.

    Buf, que gran la frase final d'"El tercer hombre": "No te pongas tan serio Harry, al fin y al cabo, no es nada trágico. Recuerda lo que dijo no sé quién. En Italia, en treinta años de dominación de los Borgia no hubo más que terror, guerras, matanzas... pero surgieron Miguel Angel, Leonardo da Vinci y el Renacimiento; en Suiza, por el contrario, tuvieron quinientos años de amor, democracia y paz ¿y cual fue el resultado? El reloj de cuco".

    Pues, nada, a escuchar la cítara! Petons

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Sílvia.
      Ese que el Tercer Hombre es absolutamente genial. Un mundo entre dos mundos, una sociedad que muere y otra que nace, los dos bloques. Y por medio ese Orson Wells maligno.

      El reloj de cuco. Buenísimo.

      Petons.

      Eliminar
  6. Interesante artículo y muy bien relatado.
    Supongo que el círculo se cierra y, en breve, estaremos como hace 50.000 años. Sería lo mejor, ya que la otra opción es la autodestrucción de la especie humana.
    Un abrazo Igor.

    ResponderEliminar
  7. Sí que hay algo de suicidio colectivo en todo lo que hacemos.
    Como dijo una escritora, "a la gente lo único que le importa es llegar a fin de mes".
    ¡Y ahora más!
    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. ...el largo invierno vuelva a reinar sobre la Tierra...
    Se me hiela la sangre.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya lo dice Martin en la Canción de Hielo y Fuego..."se acerca el invierno...".
      Saludos.

      Eliminar
  9. Interesantísimo, Igor. ¿El presidente del banco mundial en una sociedad de cazadores-recolectores? Vale, te compro la idea, pero creemos la fantasía: ha de incorporarse a ella habiendo sido presidente del BM y conociendo este mundo tal cual es. Y de repente, un salto en el tiempo y los espacios y verse ahí.
    Feliz fin de semana

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Uf, me parece que sería el primero en caer persiguiendo ciervos. Un ataque al corazón...
      Lo único malo de esas sociedades (además de no haber inventado el café) es que los hombres duraban mientras el cuerpo estaba muy sano y fuerte.
      ¡¡Feliz Misa de 8!!

      Eliminar
  10. En la agricultura, que creó los excedentes que originaron las primeras diferencias sociales: los que tenían excedentes y los que no.
    Salut, Dissortat.

    ResponderEliminar
  11. Habrá que esperar una nueva glaciación para volver a los orígenes.

    ResponderEliminar
  12. El problema es que no avanzamos, parece que si, pero volvemos atrás constantemente y a pasos agigantados.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  13. Els mercats són l'ànima dels pobles, no em perdo cap dels mercats de les ciutats i pobles que visito. Reflecteixen el tarannà d'aquelles gents.

    Osti, el tema Orson Wells, ja és picar molt alt!

    Salut

    ResponderEliminar
  14. A Mallorca, diuen que el Sr March va començar a fer-se ric anant a un poble lluny de la ciutat i comprant totes les remeses d`all, si un en volia, no li quedava més remei que comprar-les-hi a ell i ell, com a bon venedor, els oferia al doble preu del que les va comprar.

    La conclusió? el ser llest és l`origen del mal.

    ResponderEliminar
  15. Mmmmmm... Pero antes, en las sociedades de cazadores, simplemente no existían excedentes, ni de ajos ni de nada.
    La historia del March es muy buena.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  16. Una buena síntesis. La comparto.

    ¿Qué película es esta del vídeo?

    ResponderEliminar
  17. Vale, ya he visto el título, leches XD

    ResponderEliminar
  18. Buena anotación, y qué bien has elegido el fragmento de cine.

    ResponderEliminar
  19. He aquí un pobre enamorado de El Tercer Hombre y su cítara...

    ResponderEliminar
  20. Ayer precisamente comentaba con un par de amigos la posibilidad del mantenimiento de la especie humana de aquí a, por ejemplo, 100.000 años. Al ritmo frenético, en esta vorágine sin salida aparente, resulta harto arduo pensar tal cosa.

    ResponderEliminar