26 jun. 2012

Guerra psicológica. Oráculo IVº


Una reflexión sobre la guerra psicológica.

 
Tras luchar como si no hubiera vida más allá de los límites del tatami, en el vestuario hablábamos sobre la segunda guerra mundial. No sé por qué. La conversación derivó, ya guardados los kimonos, sobre la guerra psicológica. Uno de los compañeros, de ese tipo de hombres que no hablan mucho, dijo:
«Yo lo estuve pensando. En Internet no hay casi nada sobre guerra psicológica. Pero, me gusta la historia. Empecé a leer sobre los romanos y llegué hasta hoy. Fíjate en la invasión napoleónica. Antes de lanzarla había los afrancesados. Igualdad, fraternidad y algo más. Cuando los soldados franceses invadieron la península, los aplaudieron. Cuando empezaron los desmanes y las ejecuciones, ya era tarde. Lo mismo pasó con la Unión Soviética. ¡El poder para el pueblo! Hasta que supimos de los gulags. La arma psicológica más poderosa son los ideales».
Me fui para casa fumando el cigarrillo que no debiera, con los alvéolos bien abiertos y limpios tras el judo. Oía un crujir de no sé dónde, entre las estrellas a lo mejor, como si el mundo tuviera una gran grieta, que no había visto antes, que lo partiera en dos. 

los ideales en guerra


Share/Bookmark

22 comentarios:

  1. Igor, guapo, hace mucho que soy invisible. Pero entro en tu casa de vez en cuando y ahora ya si, he tenido que romper mi voto de silencio. Por ti, cualquier cosa :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues ya sabes que sigo tus silencios.
      Y en tu blog esos silencios llegan a tener una intensidad de agujero negro, potentísima.
      Besos.

      Eliminar
  2. Guarra sicológica que no atemoriza, sino que engaña...muy interesante :) Supongo que crear una quinta columna y aterrorizar y masacrar a los que no quieran formar parte de ella es la estrategia bélica más antigua. Alejandro, Aníbal, los mongoles (bueno, estos pasaban de la zanahoria y le daban sólo al palo xD)

    Me encanta el judo, aunque ya hace mucho que dejé de practicarlo...

    ¡Un abrazo! y cuidado con la utopía, que a veces se dispara sola en el pie ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, joder, ya sé que diciendo esto nos queda muy poco. Sin ideales somos perros que quieren llegar a final de mes, y lo demás no importa.
      Por eso me gustan los del 15-M. Tiene fallos, les falta músculo, ¡pero sueñan!

      El judo; es un arte infinito que admite infinitas variaciones. Como la música.
      Un abrazo-

      Eliminar
  3. Joder, Guerra, no guarra...aunque bueno, lo uno sea la otra...sorry.

    ResponderEliminar
  4. Quin gran oracle, Igor. Tant per qui el dóna com pel lloc on sorgeix, als vestuaris després d'una classe de judo. M’ha recordat un còmic de l'Astèrix,“La zitzània”, quan un romà arriba al poble dels gals amb la intenció de crear baralles entre els habitants i d'aquesta manera destruir-lo. Tot comença quan dóna un gerro a l'Astèrix afirmant que se'l mereix per ser el millor del poblat. Així comença una mena de guerra psicològica entre els gals. Tot plegat em fa pensar que l'art de la guerra (si se li pot dir art) es basa en l'engany, suposo. I els ideals són el gran engany, com tan bé dius, que esquerda el món en dos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues lamento mucho decir que la idea no es mía, sino de un compañero del judo, snif, snif. Y es una buena idea para pensar un ratico.
      Recuerdo una frase de un general norteamericano, de finales del XIX, que dijo, tras muchas guerras:
      "al principio pensé que íbamos tras la bandera. Ahora veo que vamos tras el dólar".

      Petons.

      Eliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Veo que no soy la única que sale del gimnasio queriéndose "portar mal". Durante un par de años era salir de la piscina para entrar en la hamburguesería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja, ja. ¡Y la cerveza! Después de chorrear con el kimono, vaya, ese reequilibrio de líquidos es como alcanzar el karma.
      Y porque no hay un Frankfurt cerca....

      Eliminar
  7. Hoy por hoy lo único que nos queda son los ideales y la esperanza, y sí, si nos quitan eso nos convierten en autómatas sin sueños, en aquellos que solo valen lo que marcan sus nóminas.
    Me encanta el cauce que llevan algunas conversaciones que comienzan en lo insustancial y se vuelven graves y transcendentales, sobre todo cuando te arrastran a meditar y a coger papel y boli. Esas conversaciones no tienen precio. :)
    Y como siempre, dejas tu huella en lo escrito, Igor. El final del post me encanta.
    1 abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Oiga, pues su amigo, el judoca reservado, no anda desencaminado del todo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  9. Y que importante son los ideales, amigo Igor, e igual de importante es luchar por ellos.

    Tienes razón, después del judo, ¿fumar? eso esta muy mal jejejeje. Un besazo.

    ResponderEliminar
  10. Guerra psicológica.Yo siempre relaciono esas dos palabras con aquellas sirenas que llevaban los Stukas debajo de sus panzas cuado se lanzaban en picado...

    Por cierto, después de recoger los resultados de mis analíticas ayer, te incito a que te fumes ese cigarrillo si te produce un gran placer. Al final nuestro cuerpo, por mucho que lo cuidemos, acaba haciendo lo que le da la gana.

    Saludos, Igor.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡JA! Me detectaron colesterol a borbotones, el otro día. ¿Cómo puede ser? Soy Ben Gun, mi reino por un pedazo de queso.
      El cuerpo va por libre, clarísimo.

      Y esos Stukas. Además eran muy precisos.
      Salve, Dissortat.

      Eliminar
  11. te merecías ese cigarro. Destierra la culpa. Después de esa conversación uno se lo merece todo

    ResponderEliminar
  12. Crear en el ser humano un estado emocional propicio es como humedecer la tierra después de la siembra: aunque la semilla sea mala dará fruto. Cuando éste se recoga y deguste percibiremos el mal gusto, pero ya será tarde.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Exacto, tienes alma de filósofo, Demián. Lo que temo es que ahora volvemos a estar empapados. Sí sé que el aire, en la calle, las voces de los ciudadanos, no son como antes. Domina el enfado y el cabreo. Preocupante.
      Saludos.

      Eliminar
  13. Abarcar lo máximo siempre es un riesgo. Es más manejable usar los ideales a pequeña escala. Pero son tan depredadores que no dejan sitio para otra visión. Por ello florecen continuamente.

    ResponderEliminar
  14. Ja, ja. "Florecer" me parece una palabra ideal para referirse a los ideales.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. Hola Igor,

    lo curioso de todo aquello es que la guerra por más conquistas, sangre, mercado negro de armas,nunca ha traído paz y bienestar.
    Es el caso de Napoleón con sed de conquistar toda Europa se quebró los dientes con Rusia al punto de casi perder a Francia.
    Pero es lo mismo en la actualidad, acaso la guerra en los países árabes han traído paz, no, solamente engendró la plaga del terrorismo para combatir el capitalismo.
    ¿Y acaso, no es también en esa misma zona que Los Templarios lucharon en vano?
    ¿Podemos siempre pretender en la actualidad que el fin justifica los medios? Sobre si todos sabemos bien que la finalidad buscada por los gobiernos, es el gobierno mismo, como un parásito viviendo del pueblo. ¿Acaso el Euro ha sido para el beneficio del pueblo?
    Conquistas ideológicas, conquistas económicas, conquistas por medio de la fuerza no alcanzan nada porque no se puede conquistar lo que es del pueblo.

    ResponderEliminar