7 oct. 2013

Fotografías de Chris Killip


Hola, muy buenos días o buenas tardes. El motivo de mi escrito es pedir dinero para un viaje en avión de Barcelona a Madrid. Desearía visitar el Reina Sofía, en concreto esta exposición de fotografía sobre la clase obrera británica —perdón, inglesa— durante los años 80 del fotógrafo Chris Killip. En este mundo en que casi todos se esfuerzan en aparentar, incluso a sí mismos, que sus vidas son mucho mejores de lo que en realidad son, estas fotos son un tesoro. Al verlas, algo se removió dentro de mí. Realismo e incluso poesía. ¿Es posible tal combinación? Miren las fotos que adjunto. Ah, del dinero que pido. Y piensen que peor es robar. Bien, estaría dispuesto a aceptar un crowdfunding, incluso, si sobrara dinero, escribiría algún artículo sobre tal exposición además de tomarme unos churros por Madrid. Aviso: sólo viajo en primera clase, así que saldrá un poco caro (((¡¡¡ Por eso nunca sales de casa!!!!))) ¿Quién ha dicho eso, eh, quién? ((( Soy la voz de tu conciencia))) ¿La voz de qué…? ¡Si nunca me has servido de nada! ¿Y para que usar el anglicismo crowdfunding si se puede usar la bella y mediterránea mecenazgo? Háganlo en honor a Lázaro Carreter, que me hace reír con su libro sobre la lengua llamado El Dardo en la Palabra.
En fin. Me chifla la fotografía, especialmente aquella que está lejos de las manipulaciones y artificios del estudio. Quizá porque mi madre es inglesa del norte, tan verde y ya sin industrias, sentí un especial afecto por estas imágenes.


En la web del Reina Sofía dicen esto de Chris Killip:

Figura fundamental de la fotografía de posguerra, desde su debut en los años setenta, Chris Killip abre una nueva vía en la fotografía documental: el retrato de las clases obreras, en pleno proceso de desmantelamiento de la industria que las había creado y mantenido desde principios del siglo XIX.

El propósito no es mostrar la experiencia histórica, sino la vida real en el Norte de Inglaterra entre 1968 y 2004. La fotografía de Chris Killip se inspira en fotógrafos de los años treinta como son Paul Strand, Walker Evans, Bill Brandt, y August Sander, a la vez que recoge influencias de autores que llevaron a cabo una profunda renovación del género de la fotografía documental tras la Segunda Guerra Mundial. Hasta finales de los años sesenta, trabajó como asistente de fotógrafos publicitarios, siendo durante la década de los setenta cuando desarrollaría su trayectoria de fotógrafo independiente, pasando largas temporadas en distintas poblaciones del Nordeste de Inglaterra.









Share/Bookmark

11 comentarios:

  1. Bueno, "feo es de pedí, pero peor es de robá". Lo de viajar en primera es esencial, así impacta más. Todo por amor al Arte.

    ResponderEliminar
  2. Sí, viajar en primera clase es esencial, como señalas. Viajar junto a Mas, Rajoy, David Bisbal y Gerard Piqué. Todos personas de primera.
    Las fotos de este Killip. Me quedé mudo.

    ResponderEliminar
  3. Los primeros cinco euros los míos, pero exijo placa conmemorativa o como mínimo una menciòn destacada en tu posterior artículo, jaja

    Saludos Igor, soy Zavala

    ResponderEliminar
  4. Bueno, va, hablemos en serio. Este es mi proyecto de mecenazgo: escribir una novela histórica sobre la rebelión de los comuneros. Claro, para ello debo documentarme y viajar por Castillla para ver lugares como el de la batalla de Villalar y visitar tumbas como las de Juan de Padilla y Juan Bravo. Esto requiere años. Y yo viajo en primera clase y me hospedo en Paradores Nacionales, nada de pensiones cutres.
    Así, haciendo números rápidos, necesito 509.655 euros. Bueno, Zavala aporta cinco euros, así que la cosa queda en 509.650 euritos. ¡Anímense! La novela de la rebelión de los castellanos promete ser trepidante !!!! ¡Abajo el Emperador!

    ResponderEliminar
  5. Yo puedo decirte que iré a ver la exposición, que está a 15 minutos en autobús de mi casa, y después tomaré unas cañas por Huertas, bien cerquita del museo. Y que si asomas por aquí, las tuyas están pagadas. Pa tu billete de avión no me llega. ¿Has roto ya la hucha del cerdito?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ah! Pago en especies. También se acepta, por supuesto.
      Luisa, qué bien. Bajar en autobús. Sólo hay una opción mejor que esa: bajar a pie, paseando por los octubres madrileños.
      He roto la hucha del cerdito y me he encontrado un papelito que dice así: «No deje de pedalear». No sé qué significa.
      Besos.

      Eliminar
  6. Qué fotografías. Y el b/n les da una gran fuerza dramática.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  7. Estupendas fotos. En la cuarta el pavo se acaba de enterar que Inglaterra ha ganado el festival de Eurovisión de ese año y sus amigos le están poniéndo la canción en el radiocasette del auto:
    http://www.youtube.com/watch?v=pACePi441ds
    Suerte

    ResponderEliminar
  8. Estupendas fotos. Lo peor de todo es que recuerdo esta canción, de hecho la estoy escuchando en este mismo momento. Buenísmas imágenes. Ahí está la vida, la de verdad.
    Un abrazo, Eduardo.

    ResponderEliminar
  9. Ya de pedir, hacerlo con estilo: en primera. Sería una vulgaridad racanear con el dinero de los demás. Por mi parte, más que de mecenas del asunto, me pido ser tesorero.
    Las fotos excelentes. Un retrato de algo que ya no existe probablemente. Parece mentira, la revolución industrial en Inglaterra: un asunto del pasado. No hay tregua. Cuando alcanzamos un estado de bienestar, nos lo dejan obsoleto.

    ResponderEliminar
  10. Una maravilla, ¿verdad? Las fotos de Mr. Chris Killip parecen congelar el alma de estas gentes que a saber por donde paran y cuáles siguen vivos. No, no hay tregua. En esta última revolución Europa aguanta por la enorme inercia y el diferencial tecnológica (el que no abunda por estos páramos peninsulares).
    ¿Tesoreo? Tú sí que eres un tipo con visión de futuro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar