27 jul. 2011

Brangulí

En el CCCB (no confundir con la CCCP de Sabonis y CIA) hay una exposición de fotografías de Brangulí, una maestro de la luz y el encuadre. 3 euritos la entrada a un universo que va de 1915 a 1945, aquella Barcelona que se fue. El CCCB es un museo, por cierto, en la antigua Casa de la Caritat.


Share/Bookmark

24 jul. 2011

El secreto

Relato Breve El Secreto

Échale un vistazo a una pirámide de edad. A partir de los ochenta y tantos solo quedan mujeres. No tienen horario. Te las puedes encontrar en grupos de tres a siete horadando calles sin interés, cruzando parques deshabitados. Ellas van cogidas del brazo, a sus anchas desafiando el viento hiriente de enero o los rigores de agosto. La cuestión es salir de paseo, ¡qué digo! El tema es campear, y pobre de tú si no te apartas, pues en la manada las ancianas encuentran su fuerza.

Yo las espero. No puede ser que al final todo sea esto. A veces las sigo un rato o me aproximo sin levantar sospechas, como un espía del KGB en paro, para saber qué cuchichean. Porque ellas guardan algo. Sí, hace tiempo que lo sé. Al fin no solo hay campos sembrados, hay algo más. Sino, para qué trabajar, levantarse por las mañanas, hacer el café, lavar platos, sonreír en el autobús, planchar cuidadosamente el mantel tras la cena, cuando ya no sabes bien ni qué querías hacer hace unos años. Ellas son las guardianas de El Secreto. Incluso, a veces, siento la tentación de acorralar a una que ande separada del grupo y gritarle: «¡Cuéntame el secreto, cuéntamelo!». Pero sé que de nada servirá. Se reirá como para dentro y aspirará el viento sin decir ni una palabra, mirándome con ojillos de puercoespín. Así, me canso de seguirlas tantas veces, doy la vuelta a la manzana y vuelvo a subir a casa con esa vaga sensación de aturdimiento, sin el secreto que ellas guardan celosamente.

Share/Bookmark

23 jul. 2011

Adiós, Amy Winehouse

Enorme rabia. El mundo pierde a una artista, una gran artista. Morir con veintisiete años es un drama, una injusticia. La vorágine de la realidad se la llevó, probablemente. A saber su historia que no quiero saber. Pocas veces me ha dolido tanto la desaparición de un personaje público, que también lo era.
No era guapa ni llevaba pechos de plástico. Tampoco vestía demasiado bien, ni tan siquiera me gustaba cómo se movía en el escenario, ni la pose. Pero, eso, qué más da cuando se tiene una voz como esa. Una voz que no se volverá escuchar.

Para mí era la voz natural. Había un aroma en ella, algo especial, como un alejamiento del mundo, de los hombres y sus dioses. Un ligero distanciamiento armonioso, bello, teñido de una cierta melancolía que a la vez era una reivindicación, una rebeldía con buenas razones. Porque el mundo está lleno de agujeros y piezas que no encajan, y Amy lo sabía. Una voz única, acaso la mejor. La única sucesora de Billie Holiday, la otra voz. Vete a saber por donde andan ahora, pero seguro que no cantan con los ángeles. Ellos las envidian, ellas poseen el tempo y el ritmo, mezclado en la sangre, tatuado en cada una de sus células. Adiós, Amy Winehouse, seguro que te echo de menos.

 

Share/Bookmark

22 jul. 2011

El hobbit maldito

A este Hobbit, cuando lo encuentre, lo voy a cortar a rodajas y ponerlo sobre una parrilla. Ese debe ser el final de cualquiera de esos seres que como roedores pululan por el campo echando a perder cosechas, contaminando el bosque con sus pies peludos y sigilosos, agriando el aire con sus canciones. Y además no estrenan la asquerosa película. No hay manera, no hay fechas ni nada. Malditos hobbits. Si tuviera a uno agarrado por el cuello… Si me supieran decir en Bree dónde se esconden, no quedaría ni una de sus madrigueras en pie, ni un solo de sus suculentos pastelitos en las despensas. Ahhhh. Estos montaraces callan cuando les preguntas y si insistes mucho pasan la mano por el pomo de sus espadas, escondidas bajo esas capas mugrientas que llevan puestas a todas partes. Ni Gargamel los huele. ¿Cómo los voy a encontrar?

Share/Bookmark

20 jul. 2011

Este magnífico mal tiempo

Sonrío este julio porque Al Gore está callado. No sé qué tiempo hace en vuestras ciudades pero en Barcelona, la ciudad de la que apenas salgo, llueve de vez en cuando y ya no me muero de calor. Por las mañanas el cielo está enrabietado y a media tarde, tras los intentos del brioso sol por abrirse paso entre las nubes, vuelve a soplar la brisa de Dios, esa que barre el calor como si el bochorno fuera un invento del diablo y no un descuido del divino (y no hablo de Don Francisco de Aldana).

La situación en el Reino Unido a principios de septiembre de 1940 era desesperada. La batalla de Inglaterra está a punto de ser perdida. En la tarde del día 7, una flota aérea de alrededor del millar de aparatos de la Luftflotte 2, más de 300 bombarderos escoltados por 648 cazas, se dirigía a Londres. Un partir triunfal observado por Goering desde los acantilados de Cap Blanc Nez, Francia.

El empeoramiento del tiempo proporcionó un respiro a la defensa de Londres. Bombardear Berlín a la desesperada por orden de Churchill, también. Hitler se lo tomó mal e insistió en bombardear la capital británica en lugar de seguir machando los aeródromos, lo que hubiera sido el fin de la Batalla de Inglaterra. Las pastillas de cafeína para mantener a los pilotos en el aire durante días, fueron otra ayuda.

Share/Bookmark

17 jul. 2011

Oráculo III. Trabajo.

Un relato corto sobre el trabajo

 
Galopaba Ronaldinho, elástico y explosivo, sobre la hierba de Mestalla de un domingo por la tarde. En un bar bochornoso de un distrito sin nombre, en una de esas callejuelas de cuyo nombre nadie está seguro, Pepe y yo nos asfixiábamos cerveza en mano. Hasta los viejos de camisas de franela desbotonadas habían dejado de moverse, quietos, fundidos sobre las mesas de anises y coñacs.

Share/Bookmark

16 jul. 2011

Canción de Amor



flores para Igor
Flores de Canción, by Igor.

Estamos en verano y esto es una canción de amor. O un poema de amor. Soy humano y, por tanto, débil. He cedido al subuniverso del ñoñerísmo. Prometo y puedo prometer («read my lips, no more taxes») que no será frecuente. ¡No se ofendan y comprendan! Había pensado titularlo «Recordando Requevedos» pero luego he pensado que podría haber por ahí francotiradores armados con Máusers de precisión. En el fondo es un ejercicio. Supervivencia del post, menos de 24 horas. Mañana otro lleno de oxígeno, que muchos de ustedes ya habrán vuelto de la playa.



Canción de Amor


Si me dicen la última mañana
ha llegado, ¿qué canto entonaría?
¿Cuál fuera la flor que dejara
en los yermos campos de los días?

Oro y elogios, polvo de la brisa.
Vino y risas, hierba de un verano.
Si la hora maldita llega
me salva lo que me has dado.

Dado porque te amo con raíces
que no buscan agua sino tu hado
aunque hayas llenado de lluvia
los pozos de mil y una alegrías.

Me justifican tus besos de fuego,
tu pasión es aliento por el que respiro.
Si una mañana llega la noche,
real como una mirada perdida
soñaré en el seno de tu hermosura.


Share/Bookmark

15 jul. 2011

El señor Sommer

Increíble que el novelista de El perfume Patrick Süskind fuera el mismo tipo que escribió La historia del señor Sommer. ¿Cómo se come? El ser humano es insondable. El perfume es una novela total, el relato o novela corta La historia del señor Sommer comparte algo, es total, también. Un pequeño libro entre el absurdo, el humor y la infancia. Y para colmo, el libro cuenta con unas delicadas ilustraciones de Sempé. Pasan los años y recuerdo las historias del señor Sommer como si fueran hoy y olvido otros de los llamados grandes libros. Hoy se puede comprar el libro en edición en papel o bien como ebook en pdf, mobi, epub, etc.
señor sommer libro epub pdf

Pero a su manera. Es un cuento de niños repleto de alegorías para mayores. Una reflexión sobre el vivir, que debajo de las apariencias esconde las formas de la tristeza y la melancolía. Pero a la vez es un canto a la vida, una voz de niño modulada por un adulto dotado para el arte de la literatura. ¿Y quién es este Patrick Süskind que vive escondido del mundo, que no concede entrevistas ni recoge premios ni asiste al estreno de sus películas…?

«Pero el señor Sommer no se dio por enterado. Siguió su marcha, imperturbable. Me pareció que movía un poco los labios y murmuraba una de sus incomprensibles respuestas. Pero no se oyó nada, quizá fuera que los labios le temblaban de frío.»

Share/Bookmark

14 jul. 2011

Harry Potter secuestra a Igor Kutuzov

Relato breve humor Harry Potter

 
—Harry, ¿te das cuenta de lo que me haces?
—No seeeé.
—En serio, tío. Vale ya. ¿No ves que no me hablan en casa? Mi hija hacer ver que soy un fantasma, que no existo, y mi mujer, cosas peores. Todo por ti. Porque ellas dijeron de ir a ver la última de Harry Potter y yo dije que ya veríamos, que bueno, que podríamos esperar a que salga en vídeo… Lo único que me motiva es la cervecita y el bocata a la salida del cine, tio. Lo único. Y tú, dale que te pego. Cada dos por tres un estreno, Harry.

Share/Bookmark

12 jul. 2011

Europa, Kaputt

El corazón de Europa se secó en Sebrenika, durante la guerra de la antigua Yugoslavia. Cuando con sangre había que defender a sus ciudadanos, los soldados de Europa (nosotros), escondieron la cabeza. Retirada.
Pero quedaban los tendones. Los tendones de los tenderos; la Europa monetaria. El magnífico euro. Cuando había que defender los bolsillos de los ciudadanos europeos (griegos, portugueses, irlandeses, españoles, italianos etc.) de los tiburones, los políticos (nosotros) escondieron la cabeza. Sumisión ante el dictado del dinero, aquello que los medios llaman «los mercados». Otro eufemismo en un mundo de sombras.

fin de europa

En realidad, ¿qué son los mercados? Un reducidísimo grupo de millonarios articulados a través de unas pocas instituciones y bancos. Cuánta razón tiene Xavier Batalla en “"El Mundo en Números"”. Y es este reducidísimo grupo de personas son los que nos gobiernan a todos hoy, a través de las mal llamadas democracias y sus castas sacerdotales con bula liberal, los políticos. Con las especulaciones sobre la deuda, los muy ricos se hacen más ricos y el resto (nosotros), más pobres.

Share/Bookmark

10 jul. 2011

Dark-City

películas fantásticas
La película de ciencia-ficción Dark City (1998, dirigida por Alex Proyas), con el tiempo, se ha convertido en un clásico, imitada en todo o en parte en muchas otras obras cinematográficas. No tuvo mucho éxito en su estreno, no sé por qué razón. Y eso que podría calificarse de pequeña obra maestra del género, el thriller futurista, el cine fantástico. Un relato repleto de miles de ideas que inspiraron a otros.

Además, lo que cuenta lo cuenta muy bien. Estructurada, perfectamente entendible, con un metraje adecuado y un montaje al servicio de la historia. Como las buenas obras, los buenos relatos, ofrecen muchas interpretaciones, tantas como espectadores tenga.

Share/Bookmark

7 jul. 2011

Entrevista y reseña en literatura fantástica

En el blog de Pilar Alberdi, Sobre Literatura Fantástica, se publica hoy y durante unos días una entrevista que me hizo Pilar con motivo de la publicación de Antigua Vamurta. En ella, cuento algunas cosas que seguramente no conozcáis. Se hizo interesante la entrevista. Me obligó a recapitular, a ordenar ideas y considerar otras.
Es curioso, con Antigua Vamurta me doy cuenta que cada lector le da su propio sabor y las interpretaciones son múltiples. Eso sí, leyendo la atronadora reseña, me doy cuenta de que Pilar ha entendido muy bien la obra. Increíble.

Os recomiendo visitar su blog, y si os interesa sus otros blogs. Atención a las reseñas publicadas, que dan cuenta de las novedades en el género, y a su sección de ilustradores invitados, sin ir más lejos, sólo hay que mirar el fantástico dibujo de Aina Fonolleras

cuentos fantasticos

Share/Bookmark

4 jul. 2011

Cuento de terror

 cuento breve  o microrelato de terror La Lanza

 Despierto de madrugada. ¡Agg! El aire, no tengo aire. Los pulmones, mi pecho. No tengo aire. Un dolor terrible. No hay luz. Intento incorporarme. Logro levantar un poco la cabeza. Estoy en mi habitación, eso lo sé. Este dolor lo invade todo. ¡No puedo moverme! Las costillas se levantan y hunden con violencia, ¿qué…? ¿Es un ataque al corazón? ¿Me estoy muriendo? No entiendo. El dolor… No puedo pensar en nada, ni siquiera puedo mover los brazos. La ansiedad licua mis sesos. Las manos. Logro abrirlas y cerrarlas pero no despegarlas de la cama. ¡Dios! Miro. Apenas vislumbro una oscuridad absoluta y eléctrica. Estoy clavado. Noto como si me hubieran atravesado con una gran lanza, un asta que atraviesa mi carne, mi pecho, justo por debajo del corazón y sigue, hasta hundirse en el suelo del dormitorio.


Share/Bookmark